Un rasgo de la inversión en renta variable china es que puede hacerse por distintas vías, directamente en Shanghái, a través de acciones listadas en la bolsa de Hong Kong o a través de depósitos de recibos americanos (ADR por sus siglas en inglés) para algunas compañías listadas en los mercados de EEUU